Montañas y aventurasMontañas y aventuras
 Pirineista Pirineista
Estas en » Montañas y aventuras » Inicio
Amo la Naturaleza, un río bajando con locura, el viento, el frío, el calor, el esfuerzo, la belleza de una puesta de Sol, compartir pequeños y grandes momentos en compañía de buenos amigos, la libertad, la paz y la felicidad de sentirme vivo en mi entorno favorito.
viernes 11 de noviembre de 2011, 16:47:44
Poema que he escrito y dedicado a una montaña que conocí el otro día
Tipo de Entrada: ARTICULO | 1 Comentarios

Trigoniero

Subida dorada entre fresnos y abedules,
robustos avellanos abrazando el sendero;
valle encajonado y secundario a la sombra de octubre
que deja vislumbrar en lo alto unos prados:
son los de Puyuel, tras la Empentinata,
que hoy, a la sombra y con los pinos afilados
se me asemejan aproximación a castillos transilvanos.

Vehemente y pese a otoño el río sigue su curso,
tiene prisa en juntarse con Barrosa, su querida,
dama de altos vuelos y fecunda,
mimada por el Chorro de Pinara
que algo más abajo y ya encinta
nos dará sin reparos al gran Zinca.

Pero aquí las aguas del barranco
de amoríos nada saben aún
y tiernas se divierten saltando
y riendo en brillantes cascadas
cayendo en profundas gorgas
y refrescando este bosque encantado.

Nos alzamos por esta muralla escalonada
viniendo a ti, buscándote.
La marcha es penosa pero atrás ya hemos dejado
la Plana del Cabo y a Francia el paso.
No es allí a donde vamos sino a tu seno,
tu secreto más bien guardado, tu ibón
que encontramos semioculto tras las fajas.

Allí donde sus aguas quietas lamen la costa
allí la hierba es suave, aterciopelada,
allí al resguardo de las rocas,
allí bajo tu rostro férreo y desgastado
plantamos la tienda y te admiramos.

Aunque ya es tarde por tu cresta dejas
que ardientes te subamos y tu cima coronemos.
Y entonces nos regalas un mar de nubes
sobre el que navegan a la deriva
algunos barcos naufragados:
al este, con su proa roya, emerge Llardana;
cercano está el casco amenazante de Punta Suelza;
digno de su nombre por ahí anda el Perdido
y al oeste encallado en este oleaje de vapor
la mole impasible de la princesa Almunia
enjoyada de abismos, traicionera
y vestida para matar.
De este lado su belleza es salvaje y peligrosa,
no en vano sus pasos son de gato
y sus flancos fríos como las aguas que llegan a Astrakán.

Nos quedamos contigo, cumbre amable,
cumbre modesta y diminutiva
pues Ibonet también te llaman;
cumbre coqueta y orgullosa, aragonesa en fin
y también bonita
con tu piel roya y desnuda
y tu húmedo ombligo que esta noche nos alberga.

Pues ya estamos allí de vuelta
al amparo de las costas
de este ibón tan solitario.
Solos los tres contigo y el quebrantahuesos
y el sarrio que sin querer
arriba antes asustamos.

Dichosos de tu soledad gozamos,
abajo se queda lo malo
y aquí arriba vivimos de la amistad,
vivimos del aire, vivimos del rumor de tus aguas
y del viento que mece la tienda.

Ni una luz salvo la Luna
y la lumbre del gas que abrasa el hornillo.
Son las nuestras sonrisas desinteresadas
es el nuestro un calor primitivo, sinceramente humano.
Pues es aquí arriba
y aunque sólo sea por un rato
donde podemos llamarnos humanos.
Abajo están los vicios, las penas, lo obligado
y el letargo de una civilización agonizante.

Aunque una sola noche,
tú nos albergas, Trigoniero,
y tus mantas de frío y viento helado,
preludio del invierno que ya acecha
nos sientan bien y nos recuerdan que vivimos
y que más real es tu utopía
que las sombras que abajo nos alimentan.

Ya es de día y con mucho pesar
de ti nos despedimos y hasta otra,
y tras descender las fajas
y dejar atrás silenciosos y apenados
tus pinos, fresnos y abedules, tus brillos dorados,
un café y un fuerte abrazo en Bielsa
y cinco suaves horas en coche hasta la locura.

(Sábado 22 de octubre de 2011)







 


añadir nuevo comentario


viernes 11 de noviembre de 2011, 16:45:46
Poema que he escrito y dedicado a mi querida montaña Cotiella
Tipo de Entrada: ARTICULO

Cotiella eres

Antesala pirenaica,
simas por doquier y agujas labasares
Creo conocerte un poco pero me esquivas
eres como aquellas chicas reservadas
que guardan sus frutos a ultranza,
casi a rabiar.

Escampas la niebla por tus flancos retorcidos
como una manta o como un sudario,
dependiendo de quien te suba.

Más tu joya no es tu cumbre sino tu estampa,
aragonesa sobria y orgullosa como tu sola
austera hasta en los hitos;
viuda solitaria pero aún bella.

Pues es tu belleza amor consumado y agostado
promesa de viejos pretendientes despachados,
siempre atractiva para quien te sepa ver.

Canoso vuelvo a ti y te sueño de nuevo
cinco horas en coche nos separan.
Creía conocerte por invernal tachada
¡qué iluso fanfarrón de barra y caña!
Fin de año y año nuevo,
y sigues esquivándome sabiendo que aún te amo;
tal vez por eso lo hagas,
tal vez la sed de altura de muchos
te haga enfadar, y te entiendo.
Más yo te soy fiel y aún y así me evitas:
desagradecida solterona.

En los llanos del Entremón perdí mi mapa
y desde entonces ando a ciegas por tus desiertos,
por tu universo calizo, morada de sarrios.

Creía conocerte y haberte bailado
¡En Barbaruens y Saravillo son testigos!
Sin saberlo te vi desde la Peña
mas cuando andas con el corazón y no con la cabeza
¡qué perdido vas y qué engañado!

Pero con el corazón vuelvo a ti
a tu basa y a tus hielos.
Se precisa paciencia y sangre fría
para descubrirte en todo tu esplendor
celosa de ti, siempre
¡Lesión de amigos, bárbara!

Te he sudado, te he sufrido
pero también te he gozado un rato.
Esos resquicios de luz que me has dado,
esa paz, esa dicha y calidez de tus oasis
hacen que vuelva a ti tarde o temprano.
¡Qué bella eres y qué desconocida!

Te quiero así, como eres,
con tus cuevas, simas y desiertos,
con tus aéreas crestas y barrancos tenebrosos
con tus húmedos ibones y collados quemados
con los pliegues de tu cuerpo ajado.

Eres el último puerto y la última madre  
que a todos los náufragos consuela.
Los que te hemos amado volvemos a ti
como el viento africano del sur
tórrido y porculero, carícia enfermiza
siempre puntual a su cita.

Será tal vez la mora que habita en ti
siempre húmeda y siempre veraniega
con sus curvas y alhajas, engañapastores,
la que me llama.
Infiel soy entonces en estos pagos crucificados,
y tú eres entonces montaña oriental, turca y vaporosa,
exótica en una tierra reconquistada,
¿prisionera? no, más bien concubina deseada,
moruna de curvas descaradas
y blanca cabellera larga y vertical:
precipicio al que vamos a caer
todos los parias que de verdad te amamos.

A tus pies, muertos y ya en paz
nos descubrirá el quebrantahuesos;
Implacable y voraz
con nosotros hará su agosto
y de nuevo empezará el ciclo
de tus espeleólogos y balas perdidas.

(Viernes 21 de octubre de 2011)


añadir nuevo comentario


domingo 23 de octubre de 2011
Els Cortins i Volta al Montcau
Tipo de Entrada: ÁLBUM DE FOTOS


Senzilla i divertida volta al Montcau començant al Coll d'Estenalles i flanquejant el barranc del Sec cap als Cortins, amb un bonic pas equipat amb una corda. Passada la Roca de la Coca vem descartar arribar-nos a la carena dels Emprius pel mal temps que fèia. Arribats al Coll d'Eres vem aprofitar per baixar a visitar la popular cova Simanya, que amaga una llegenda i un recorregut de més de 400 metres. No en va la zona de la Mola i Sant Llorenç de Munt està considerada com l'escola d'espeleologia de Catalunya, amb centenars de cavitats i avencs. La cova més llarga és la del Manel, amb més de 700 metres. Si bé el Montcau és una zona fressada, si un es planteja envoltar-lo enlloc de pujar-lo, les possibilitats de trobar gent es redueixen moltíssim.


entrada completa



Archivo de entradas »

 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook