Montañas y aventurasMontañas y aventuras
 Pirineista Pirineista
Estas en » Montañas y aventuras » Archivo de Relatos » January 2006 » El Monte Perdido
Tuesday 24 de January de 2006, 00:00:00
El Monte Perdido
Tipo de Entrada: RELATO | 2 Comentarios | 1937 visitas

Hace cuatro años de esta salida y no lo recuerdo todo a la perfección, pero sé que ha sido una de las aventuras de montaña más buenas que he vivido. Estuvimos cinco días allí arriba y al final nos sentíamos como dos sarrios. Hicimos varios picos, con lo que voy a fraccionar la descripción de cada ascensión. Recuerdo lo mucho que pesaba la mochila el primer día y lo poco que pesó a partir del tercero! Para este pico es necesario cargar con los crampones (de travesía) y el piolet (si no se tiene, con palos de trekking o un buen bastón bastará).

Salimos un viernes al mediodía de Barcelona y nos lo tomamos con mucha calma, tanto que a las 23:00h empezábamos a andar por el Valle de Ordesa camino del Circo de Soaso. Para acceder al mítico valle basta con acercarse al pueblo de Torla y, siguiendo por la carretera, coger un desvío a la derecha que sube hasta el parking, abierto sólo unos meses al año a los vehículos privados. Hicimos la aproximación hacia el refugio de Goriz de noche, con los frontales puestos. Éstos solo fueron necesarios al principio, mientras caminábamos pesadamente por el bosque de hayas. Al salir del hayedo, sorpresa, la Luna iluminaba todo el valle, envolviéndolo todo de una luz mágica que proyectaba delicados brillos en las piedras del camino. De repente el valle gira a la izquierda y la senda gana altura remontando el río, que deja a la derecha. Luego llanea un poco por un inmenso prado lleno de vacas (blancas y tranquilas manchas fantasmales en la noche) hasta llegar súbitamente al Circo de Soaso, su pared culminante. Recuerdo el salto de agua, la famosa cascada de la Cola de Caballo, como un rumor gutural que emitían las entrañas de la montaña. Llegados a este punto, el camino principal empieza a subir pronunciadamente en un largo y lento zig-zag hasta superar el alto resalte. Nosotros preferimos subir por las clavijas de Soaso, en plena noche. Las clavijas permiten superar la pared rocosa mucho más deprisa. Se trata de unos clavos de hierro clavados en la roca que son de buen agarre siempre y cuando no esté lloviendo. Nosotros no advertimos la verticalidad porque era de noche, pero no se trata de un paso difícil (como mucho un 1º), al contrario, recomiendo subir la pared por allí porque es mucho más rapido y divertido. Después de las clavijas se llega a una cornisa y allí empieza otro tramo que se supera con la ayuda de unas cadenas fijas. Sin darnos cuenta ya estábamos arriba. La vista desde allí es magnífica: se puede ver todo el cañón de Soaso y la curva perfecta que describe hacia la derecha como una sombra gigantesca. Desde la cima del circo hasta el refugio de Goriz ya solo quedan quinze minutos de suave pendiente. Cuando llegamos allí eran casi las 2, por lo que decidimos vivaquear tumbados en la fresca hierba de junio. Al día siguiente había un gran ambiente en el refugio: gente arriba y abajo con las mochilas y el griterío causado por la emoción. Desayunamos y partimos hacia las 10. El camino principal va superando, siempre en zig-zag, varios escalones de roca, llamados las Gradas de Soaso. Luego sale por arriba topándose con los espolones verticales que conducen a la cima directamente (reservados para escaladores) y se vuelve a suavizar. El sendero se desvía a la izquierda para esquivar las grandes paredes de la cara sur del Perdido y entra en una zona de canchales llenos de cascajos y grandes bloques de piedra que alternan con tramos de neveros. Dependiendo de la epoca del año, habrá nieve o no. Nosotros nos la encontramos fija y espesa desde encima de las Gradas de Soaso aportándole a la montaña un aspecto muy alpino. Poco después de esta zona de canchales la senda se desvía de nuevo a la derecha para llegar a la zona superior. Antes de esta zona hay que superar un resalte que no tiene ninguna dificultad (solo trepar). Una vez arriba nos encontramos con un lugar de extraordinaria belleza: ante nosotros, un poco más abajo, tenemos el Lago Helado, el más alto de nuestra cordillera, protegido por las inmensas y doradas paredes de roca del Cilindro. Justo encima del lago está el cuello del Cilindro por el que se pasa al lado norte de la región y que resulta ser el punto de encuentro con la otra ruta clásica de ascensión al Perdido, la que sube por el Valle de Pineta. Y al este vemos ya la gran canal de acceso al Monte Perdido y su cumbre. Nosotros hicimos un alto en el lago y aprovechamos para comer y montar la tienda, justo encima de la nieve, para tenerla preparada al bajar de la cima. Al reemprender el camino advertimos la gran cantidad de gente que sube a esta montaña por sus vías clásicas (lo famoso llama la atención a todos). A la izquierda subiendo se puede ir contemplando la cresta que une el Cilindro con el Perdido, donde habita el famoso pilar de piedra conocido como el Dedo del Monte Perdido. La nieve estaba bastante blanda por lo que, de momento, no usamos los crampones, pero más arriba, cuando la ancha canal se estrecha para dar paso al curvado y empinado corredor Escupidera, fue necesario ponérselos. Para nosotros resultó facil asecender por el corredor, porque la nieve estaba blanda, pero con nieve dura o hielo la cosa puede complicarse en un santiamén: la Escupidera recibe este nombre porque realmente te escupe de la montaña al abismo que tienes a tu derecha. El patio es generoso, una caída vertical de unos 150 metros! Pasada la Escupidera ya solo nos queda remontar el cuello suavemente y de allí a la cumbre son de 2 a 5 minutos. Las vistas desde allí deben ser espectaculares pero nosotros nos quedamos con las ganas: una bruma asquerosa nos impidió gozar del panorama. Tan solo percibimos el Soum de Ramond y el Cañón de Añisclo. A lo lejos llegamos a ver el circo de Troumouse. Para bajar utilizamos el mismo camino que habíamos usado al subir. Cuando deshicimos la Escupidera y nos vimos libres de cualquier peligro, nos pusimos a correr canal abajo sin parar hasta nuestra tienda. Corriendo y saltando por la nieve como cabras! Fue una experiencia memorable, aunque reconozco que nada prudente! Pasamos la noche a la vera del Lago Helado, muy cerca de otro campamento de montañeros. Al día siguiente seguimos con nuestra travesía, pero eso os lo voy a explicar fraccionado por ascensiones. Espero reunir las fotos cuanto antes para colgarlas aquí.


2 Comentarios
Enviado por Alex Rojo el Friday 29 de February de 2008

“Recuerdo haber estado en el monte perdido. Es bonito.. Parque Nacional de Ordesa”
Enviado por Ángela el Monday 31 de March de 2008

“Hola, me gustaría saber si la excursión a Monte Perdio es viable para alguien que no tiene experiencia previa en este tipo de rutas. Tengo 19 años y no hago deporte normalmente pero he hecho excursiones desde pequeña como la llegada a la cola de caballo desde el parking del parque o la senda de cazadores sin gran dificultad. Iría con dos personas más, una de ellas bastante experta en montaña.

Gracias! ”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook